Gestión del impacto del COVID-19 por las empresas

El COVID-19 ha tomado por sorpresa a muchos países. Las medidas de emergencia adoptadas por los distintos gobiernos, para contener la propagación del virus, han tenido un impacto significativo en el funcionamiento y la organización de las empresas. El confinamiento de la población, los cortes de existencias, la interrupción de las cadenas de suministro y la disminución repentina de la demanda han creado graves problemas en varias industrias.

Aunque la disminución de los casos continúa, el virus sigue presente y sigue circulando. Es hora de que las empresas empiecen a pensar en el “la nueva normalidad” considerando los diferentes escenarios posibles, aprovechen las oportunidades del mercado actual y sigan desarrollándose, a pesar de la crisis.

Pero primero, lo más urgente es hacer los cambios e implementar los medios necesarios para volver a trabajar en las mejores condiciones. Para ello, ofrecemos algunos ejemplos de medidas a seguir para movilizar los recursos que las empresas necesitan para salir de este período difícil.

Desarrollo de un plan de gestión de crisis

La pandemia COVID-19 amenaza la estabilidad, si no la supervivencia, de las empresas. Una respuesta urgente es, entonces, necesaria por parte de estas.

Lo primero que hay que hacer es reunir una célula de crisis para establecer un plan de acción con el fin de prevenir o limitar los impactos de esta crisis. Este plan debe incluir una estrategia de comunicación para empleados, socios, accionistas, etc.

A lo largo del proceso de gestión de crisis, las empresas deben evaluar de forma continua las acciones puestas en marcha, con el fin de ajustarlas y proporcionar una respuesta rápida en caso de problema.

También es importante tener en cuenta que la información y los datos recopilados a medida que evoluciona la situación son muy importantes. Ayudarán a desarrollar una estrategia sólida, aprendiendo del pasado y aprovechando las oportunidades del futuro.

Gestión del personal

Gestionar los recursos humanos es una prioridad y una de las tareas más complejas. Durante esta pandemia COVID-19, muchas empresas tuvieron que rehabilitar las condiciones y la organización interna del trabajo.

Ya sea dentro de la empresa o en casa, deben tomar medidas para promover el bienestar de los empleados, pero también para mantener o mejorar su participación y productividad.

Es importante apoyarlos y tranquilizarlos durante este difícil momento a través de una comunicación eficaz, que es la clave para eliminar la incertidumbre y la frustración. También ayuda a preparar a los empleados para futuros cambios impuestos por la evolución del mercado.

En segundo lugar, es esencial que las empresas interesadas proporcionen al personal los medios técnicos necesarios para mantener una cierta continuidad del trabajo, especialmente para aquellos que teletrabaje.

En términos de retención, algunas empresas tendrán que reevaluar sus necesidades. Para equilibrar y reducir los costos, se deben tomar decisiones difíciles. Sin embargo, es importante estudiar, de antemano, las diferentes posibilidades y escenarios de reforma de la organización interna.

Gestión de la cadena de suministro

Las cadenas de suministro de las empresas han sido las más afectadas por las restricciones gubernamentales. Muchas unidades de producción, fabricantes de componentes o proveedores de materias primas no pudieron cumplir con lalos plazos de entrega y experimentaron retrasos. Esto tiene implicaciones para la situación económica y social de varias industrias.
Si bien los efectos de esta crisis son difíciles de evaluar a medio y largo plazo, esta es una oportunidad para que las empresas revisen su estrategia de gestión de la cadena de suministro. Para ello, se pueden considerar varias medidas a corto plazo para hacer frente a desafíos inmediatos, tales como:

  • Diversificar la cadena de suministro para reducir el riesgo de dependencia;
  • Trabajar con los proveedores para ganar visibilidad de inventarios, capacidad de producción, declaraciones de pedidos, etc.
  • Explorar otras fuentes de suministro, privilegiando los circuitos cortos;
  • Revisar las políticas de gestión de inventario, evaluar otras opciones logísticas;
  • Pasar a un enfoque digital para la gestión de la cadena de suministro para promover la agilidad, la resiliencia y mejorar la capacidad de respuesta;
  • Modelizar varios escenarios para comprender y anticipar los diversos riesgos asociados con la crisis de salud.

Balance financiero y censo de acuerdos fiscales

La desaceleración de la actividad, causada por la pandemia, condujo a una disminución del flujo de caja. Las pequeñas empresas se verán más afectadas que las grandes porque no tienen las mismas reservas de liquidez. Sectores, como el turismo, que han tenido que cerrar sus puertas, necesitarán un plan sólido para financiar la recuperación o arriesgarse a la liquidación. Sin embargo, la escala de gravedad variará de un país a otro, dependiendo de los acuerdos fiscales y reglamentarios implementados por los gobiernos para apoyar a las empresas frente a esta crisis.

Está claro que algunas empresas lo harán mejor que otras. Además, lo más importante es no desanimarse y tener siempre en cuenta que las opciones a corto plazo tendrán un impacto considerable en el futuro de la empresa.
Para ello, se necesita un balance financiero, humano y organizativo para identificar las palancas financieras y operativas que se pueden utilizar para ahorrar dinero, generar liquidez y mejorar el coeficiente de solvencia.

Ante la incertidumbre del mundo actual, también es importante aprender y comprender los sistemas fiscales y regulatorios que son únicos para cada país. Esto ayudará a gestionar los impuestos de manera eficaz y posiblemente obtener ayuda.

Transformación y evolución estratégica

A medida que el virus COVID-19 sigue evolucionando, las empresas de todas las industrias están activas en la reflexión y la implementación de nuevas estrategias para adaptarse y aumentar la resiliencia frente a esta crisis.

Esta es una oportunidad para que algunas empresas aceleren la transformación digital. De hecho, este enfoque tiene varias ventajas en un mundo donde las tecnologías digitales y nuevas ocupan mucho espacio. También es una solución adaptada al contexto actual, en la que deben respetarse determinadas normas de distanciamiento social.
Es importante anticipar los cambios en los mercados claves, así como las necesidades futuras de los clientes, con una reflexión sobre los patrones de consumo posteriores a la crisis. Al adoptar una visión a largo plazo, es posible superar esta crisis y mantener o crear una ventaja competitiva.

En Almaxyra & Company, trabajamos con varias empresas y organizaciones de todo el mundo para gestionar el impacto de la epidemia en su negocio. Somos los entonces involucrados en la reflexión y la rápida implementación de soluciones apropiadas. También animamos a nuestros clientes a adoptar una “actitud positiva” mirando hacia el futuro para aprovechar las oportunidades disponibles para ellos.

Para Más información acerca de nuestros servicios de consultoría y para obtener un seguimiento personalizado, póngase en contacto con nosotros hoy mismo.

Partager